Redacción Quadratín Debate
-A A+

Pablo Cabañas Díaz/Quadratín Debate

CDMX, 10 de agosto, 2018.- Durante los últimos 10 años,  la cantidad de servidores públicos se ha incrementado de manera considerable. Actualmente existen 777 mil 595 plazas en 17 secretarías de gobierno. Según datos consultados por el diario Reforma en el presupuesto federal, el incremento en el número de trabajadores es de casi 200 mil trabajadores.

Esto equivale a que cada mes desde enero de 2010, entraron  mil trabajadores nuevos en cualquier secretaría gubernamental. Los gobiernos de Vicente Fox, Felipe Calderón y Enrique Peña Nieto tuvieron el desdén por la actividad pública pero también la apropiación de las instituciones de   gobierno como fuente para enriquecerse y como instrumento de corrupción.

 La Universidad Iberoamericana, Santa Fe  publicó,  en enero de  2013 el libro “Sexenio en perspectiva. Análisis académico del gobierno de Felipe Calderón”. Este libro  señalaba en su introducción: “El gobierno de Calderón dio continuidad a la tesis establecida desde el primer gobierno del Partido Acción Nacional: suponer que un gobierno autodefinido de empresarios y para empresarios, impulsaría a la Nación a un estadio superior de desarrollo.

 Se omitía en el libro que en los dos sexenios panistas el sector público creció de forma acelerada. Se creó una Secretaría de Estado y 5 Subsecretarías, así como 29 órganos administrativos desconcentrados y entidades paraestatales. En todo el sector público el incremento global de la plantilla fue de 263 mil plazas con respecto al año 2000. La nómina de los servidores públicos de todos los niveles se incrementó de 2 millones 859 mil 290 personas en el año 2000 a 3 millones 122 mil 47 en este año.

 En 2014 había 79 mil 58 servidores públicos con mandos medios y superiores; de ellos, 47 mil 797 corresponden a dependencias y órganos administrativos desconcentrados, 26 mil 311 a las entidades paraestatales y el resto a personal transferido a las entidades federativas, vinculado a servicios de educación y salud.

 En el último año de gobierno de Ernesto Zedillo, la Presidencia de la República contaba con la Consejería Jurídica del Ejecutivo Federal, la Secretaría Particular, las Coordinaciones de Asesores y de Transportes Aéreos Presidenciales, las Direcciones Generales de Comunicación Social y de Administración, así como el Estado Mayor Presidencial; había 2 directores generales.

 Vicente Fox empezó creando las Oficinas Presidenciales para las Políticas Públicas y para la Innovación Gubernamental, así como la Coordinación General de Opinión Pública e Imagen. Cuatro funcionarios tenían rango de Subsecretario de Estado y había 8 coordinadores, 4 jefes de unidad, 27 directores generales y 10 directores generales adjuntos.

 Felipe Calderón nombró a una jefa de la Oficina de la Presidencia, con nivel de Secretaria de Estado, pero también  tenía coordinadores de asesores, de opinión pública, de estrategia y mensaje gubernamental, de gabinetes y proyectos especiales y de eventos e imagen presidencial. En las dependencias de la administración pública centralizada hay un total de 220 personas que tienen ingresos de subsecretario; en los órganos desconcentrados son 90 funcionarios y en las paraestatales son 16.

 Mientras que en el año 2000 había en las dependencias del gobierno federal solamente 46 Unidades, a partir de  2014 hay 246 plazas de jefes de unidad. Además hay 56 funcionarios de ese nivel o directores generales que ganan lo mismo que un subsecretario. A manera de ejemplo, en la SHCP están presupuestadas 11 plazas de jefe de unidad o director general que ganan como subsecretarios, como es el caso del director general de Programación y Presupuesto de la SHCP que tiene un ingreso bruto de más de 192 mil pesos.

A ellos se suman otros 27 funcionarios que son también jefes de unidad, aunque perciben un ingreso menor. También han proliferado los directores generales adjuntos. En l18 secretarías, incluyendo la PGR y la Presidencia, hay un total de mil 185 funcionarios de ese nivel, que ganan entre 86 mil y 150 mil  pesos; ellos superan en número a los 724 directores generales.

 Al inicio de las administraciones panistas se creó la Secretaría de Seguridad Pública, que tenía 4 Subsecretarios, 17 direcciones generales y 37 directores generales adjuntos. En total había 41 mil 13 plazas.

 Los panistas crearon  un total de 29 órganos públicos desconcentrados y entidades de la administración pública federal. Entre ellos, la Comisión Nacional para el Desarrollo de los Pueblos Indígenas, el Instituto de los Mexicanos en el Exterior, la Comisión para Prevenir y Erradicar la Violencia Contra las Mujeres de Ciudad Juárez, y el Consejo Nacional para Prevenir la Discriminación.

 Al concluir el sexenio de Peña Nieto la polarización social México llegó a niveles críticos incluso nuestro país fue catalogado por la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE) entre las naciones con mayor desigualdad en salarios y distribución de la riqueza, por lo cual este organismo nos dio la clasificación de “muy desigual”, además de que nos  ubicó con una baja base fiscal. Los desafíos que significan reducir el tamaño del sector público, reubicarlo y disminuir su costo por la vía de una reducción salarial podría marcar el desarrollo del próximo sexenio.