Redacción Quadratín Debate
-A A+

Redacción/Quadratin Debate

Morelia, Mich., 12 de febrero, 2018.- Cuando los candidatos están en campaña, suelen recurrir a lo que sea con tal de obtener votos, y más aún si es un lugar donde tienen pocas posibilidades de ganar; así está sucediendo con Mikel Arriola Peñalosa, abanderado del PRI al gobierno de la Ciudad de México.

Luego de que se hiciera oficial su candidatura, el ex director del IMSS se pronunció en contra de las bodas entre personas del mismo sexo y que éstos puedan adoptar, así como del uso recreativo de la marihuana.

De entrada podría parecer que el abanderado priista se está disparando en un pie, al asumir una actitud que pudiera ser calificada de retrógrada y homofóbica, en la mismísima capital del país; sin embargo, él mismo dio la clave en cuanto al objetivo de sus declaraciones, al asegurar que “la familia será mi prioridad” (El Universal).

Ante la ausencia de un candidato surgido de las filas del PAN, partido que tradicionalmente es el que defiende los valores y la familia, Mikel aprovecha tal recoveco para colarse entre ese segmento de la población.

De acuerdo al actual panorama político en la Ciudad de México, el PRI tiene escasas posibilidades de ganar la Jefatura de Gobierno, empero, su candidato hará lo que sea para obtener más votos, incluso hacer pronunciamientos con los que quién sabe  siquiera si esté de acuerdo.

El problema se lo va a generar al candidato presidencial de su partido, José Antonio Meade y a otros abanderados, quienes tendrán que asumir una posición pública respecto, sobre todo cuando el presidente Enrique Peña Nieto promovió la iniciativa para el reconocimiento de los matrimonios igualitarios.