José K
-A A+

José K/Quadratín Debate

 

 

Morelia, Mich., 9 de agosto.-Después del olvido y la marginación en que han vivido los pueblos indígenas en México, no es de extrañar que luchen por su autonomía;  desconozcan a los gobiernos municipales  y rechacen a los partidos políticos. La deuda es enorme con los pueblos indígenas lo mismo que con más de 50 millones de mestizos que viven en pobreza.

 

En este Día internacional de los pueblos indígenas lo único que los pueblos originarios podemos celebrar es la resistencia y lucha por la libre autodeterminación, el autogobierno y la autonomía, porque las políticas públicas hacia los pueblos indígenas por parte del Estado mexicano continúan siendo insuficientes, paternalistas, discriminatorias y violatorias de derechos, señala el manifiesto del Consejo Supremo de Michoacán (CSIM). 

 

La organización purépecha  que la integran autoridades civiles, comunales y tradicionales de más de 40 comunidades, entre ellas los pueblos de Santa Fe de la Laguna, Caltzontzin, San Felipe de los Herreros, Cocucho, Zirahuén, Capácuaro, Huecorio, San Ángel Zurumucapio, Zopoco, Pamatácuaro, Sicuicho, Cuanajo, Sevina, San Andrés Tziróndaro, Corupo, Angahuan, Carapan,  Comachuén, Paracho, Urapicho, Santa Rosa, Arato, Pomacuarán y Ahuirán señalan lo siguiente:

 

“En México, según las propias cifras oficiales, 7 de cada 10 indígenas nos encontramos en la pobreza, el 13.4 por ciento de nuestros hogares tienen piso de tierra, el 25.5 por ciento de nuestras viviendas no mantienen drenaje y el 23 por ciento de nuestros hermanos hablantes de una lengua originaria no saben leer y escribir.  Sin contar que 18 millones de indígenas sufrimos discriminación negativa debido a nuestro fenotipo, vestimenta, idioma o costumbres”. 

 

En cuanto al presupuesto gubernamental es altamente insuficiente y discriminatorio,  señala el  manifiesto, “toda vez que no corresponde con el número de habitantes que hablan un idioma originario en el estado, mismos que ascendían en el 2010 a la cantidad de 136 mil 608 personas, lo que equivale al 3.5% del total de la población de Michoacán. Es decir, de conformidad con su número de habitantes, a los pueblos originarios les correspondería el 3.5% del total del presupuesto, y no el 0.26 % que como máximo se le asignó en la presente anualidad. El Congreso de Michoacán ha destinado un capital miserable para atender las necesidades más básicas de los pueblos originarios, lo que explica las condiciones de marginación y pobreza de las comunidades originarias.

“Sin embargo, en un contexto de exclusión y discriminación, los pueblos originarios continuamos como hace más de 525 años en resistencia, dignidad y lucha, eso es lo único que podemos celebrar”.