Miss Edi Toriales
-A A+

Miss Edi Toriales/Quadratin Debate

Morelia, Mich., 9 de agosto, 2018.- Si es que alguien hubiera tenido la intensión de abollar la corona del, ahora sí, Presidente electo, Andrés Manuel López Obrador, la jugada le resultó magistral.

Justo el día en que el tabasqueño recibiría la constancia de mayoría que lo acredita como Presidente electo de México, el Poder Judicial decretó la absoluta libertad de la ex lideresa magisterial, Elba Esther Gordillo Morales, acusada de delincuencia organizada y lavado de dinero.

Se dirá que esa fue una decisión del todavía Presidente en funciones, Enrique Peña Nieto, pero la sospecha de que pudo tratarse de un acuerdo político entre el gobierno saliente y el entrante ha quedado sembrada en la mente de los mexicanos.

El Poder Judicial tiene sus tiempos para emitir sus determinaciones, pero llama la atención de que en el caso de Elba Esther Gordillo lo haya hecho justo un día después  de que López Obrador pronunció la frase “olvido no, perdón sí”, y también exactamente en la fecha en que recibiría la constancia de mayoría.

Y eso, sin contar las críticas que no han cesado en contra del Presidente electo por decisiones como la de nombrar a Manuel Barttlet como futuro director de la Comisión Federal de Electricidad, además del rumor de que René Bejarano se integraría a un área estratégica de manejo de recursos en el próximo gobierno.

Con tales sucesos, el que debió ser un día de fiesta para el tabasqueño fue empañado y su corona abollada. Si es que alguien lo planeó con esa intención, mejor no pudo haberle salido.