José K
-A A+

José K/Quadratín Debate

 

Morelia, Mich., 13 de febrero, 2018.-Por más que quiera uno verle el lado positivo al quehacer político, siempre hay preocupaciones cada vez que hay una elección, sobre todo en el caso de las presidenciales. La senadora panista, Luisa María Calderón declaró que le preocupa que el narco se involucre en  este proceso electoral, porque no hay ningún protocolo de seguridad que  impida la filtración del crimen.

Es cierto, en estados como Michoacán,  hay regiones como  Tierra Caliente, Costa, Sierra, Ciénega de Chapala, Zamora, entre otras, donde siempre habrá  sospecha de que algún candidato pertenezca a la “maña”, o que lo apadrine la delincuencia o simplemente donde la mafia invierta dinero a favor de un candidato.

Pero hay otras preocupaciones para un ciudadano común, por ejemplo, que un político en el poder y que se diga su representante  de los mexicanos negocie con el extranjero,  malbarate los recursos naturales, endeude a todos los mexicanos sin su consentimiento y defienda los intereses de unos cuantos.

Nos preocupa a los mexicanos que nos mientan, que hayan enfrentado a la delincuencia con un saldo de miles y miles de muertos sin  ningún resultado notable. Nos duele que utilicen los nombres de nuestros héroes para justificar con demagogia lo que no pueden realizar en los hechos.

Nos ofende que nuestra tierra se esté llenando de negocios estadunidenses donde los mexicanos se convierten en los peones modernos, con salarios bajos apenas para medio sobrevivir. No preocupa tener gobierno rico, incluyendo los tres poderes del Estado, mientras más de 50 millones de mexicanos viven en pobreza.

En serio que  los mexicanos tenemos muchas preocupaciones, porque es doloroso observar cómo se reparten el poder y el dinero, mientras todo se privatiza, los derechos laborales desaparecen, los salarios pierden su poder  de adquisición, cada vez hay más inseguridad y violencia, en tanto los que dicen que se preocupan y nos vienen representando durante décadas en realidad no tienen de qué preocuparse.