José K
-A A+

José K/Quadratín Debate

 

Morelia, Mich., 11de octubre, 2017.- El problema de la delincuencia organizada lleva más de tres décadas, pero la descomposición  y  lucha entre carteles  se ha dado en los últimos 17 años. Sin embargo, como gobiernos fallidos suman ya dos administraciones en la que han muerto más de 211 mil personas violentamente.

 

En el sexenio de  Felipe Calderón sumaron 121mil  683 homicidios dolosos, y en menos de cinco años de gobierno en la administración de Enrique Peña Nieto se han contado 90 mil 573 homicidios, según cifras del INEGI. En la administración de Vicente Fox se cometieron aproximadamente 70 mil homicidios.

 

Como podemos observar las cifras han venido en ascenso. Lo que no podemos explicar  es cómo a pesar de tantos recursos invertidos  en seguridad las cifras se siguen incrementando. Dicho de otra manera, las estrategias en contra de la inseguridad y violencia no han dado los resultados esperados. Hemos escuchado cientos de discursos, pero en los hechos no coinciden con los resultados, por más que los acomoden.

 

En Michoacán nuevamente se ha desatado una ola de violencia, al respecto el gobernador de Michoacán, Silvano Aureoles Conejo, indicó que en el fondo lo que se juega “es el negocio y tráfico de drogas, de vehículos robados y combustible”. “Es un tema que requiere profundizar más en las investigaciones y poder ir a las cabezas de estos grupos”, apuntó el mandatario, tras señalar que las ejecuciones no son las primeras, “ni serán las últimas, porque esta disputa entre células, se cambian de bando, tienen diferencias entre ellas y empiezan a justar cuentas, digo, por lo menos los mensajes que dejan apuntan a que es una riña y un ajuste de cuentas”.

 

En las declaraciones del mandatario michoacano no hay nada novedoso. Sabemos lo que implica este grave problema, pero el presidente Enrique Peña Nieto ofreció resultados y lo mismo el gobernador Aureoles.

 

Sabemos que no es nada sencillo. Pero también estamos conscientes de que la estrategia ha fallado. Una nación no puede crecer si enfrenta esta realidad. Países como Colombia lograron superar el reto, al menos en parte, y México tiene que obtener buenos resultados. Como van las cosas, la administración peñista concluirá con más de 130 mil homicidios. Nada halagador. Michoacán aportará la parte negra que le corresponde.