Ernesto Martínez Elorriaga
-A A+

Ernesto Martínez Elorriaga/ Quadratín Debate

 

 

Morelia, Mich., 10 de agosto.- Para el mundo de la política,  la maestra Elba Esther Gordillo  fue símbolo de poder, destreza y habilidad para estar en el lugar oportuno. Para la gente común ha sido calificada como una especie de monstruo, que se vendió al mejor postor y que involucró a todo el gremio magisterial en corrupción y mercancía partidista.

 

Fue encarcelada en febrero de 2013 por mandato presidencial, al menos eso dicen. Luego de más de cinco años de permanecer  prisionera, la ex dirigente del Sindicato Nacional de Trabajadores de la Educación (SNTE), obtuvo su libertad absoluta  una vez que la Procuraduría General de la República (PGR) fracasó para acreditar las acusaciones  de lavado de dinero, delincuencia organizada y defraudación fiscal.

 

Elba Esther Gordillo tiene 73 años de edad. Inició su carrera en SNTE en 1970, bajo el padrinazgo de Carlos Jogitud. En 1977  fue secretaria general de la sección 36 del Valle de México. A partir de 1989 fue designada secretaria general, con el apoyo del entonces presidente Carlos Salinas de Gortari.

 

El pasado 14 de febrero, después de que la PGR denunció que Gordillo Morales convirtió su prisión domiciliaria en  oficina de despacho, un juez le prohibió establecer comunicación vía telefónica o electrónica con personas no autorizadas judicialmente y le restringió las visitas.  Precisamente cuando  era evidente la alianza que había establecido con Morena.

 

Fue liberada el pasado 7 de agosto, y se podría decir que está en edad de jubilarse, pero quienes la conocen aseguran que tratará de vengarse de todos aquellos que la traicionaron,  o que la dañaron  solo por motivos políticos. Sin duda  es una larga historia la de la maestra, que salió de la nada, estuvo siempre cerca del poder con toda la riqueza habida y por haber, pero también encarcelada cinco años cinco meses. Pero lo más interesante es lo que le falta realizar a Elba Esther en un gobierno que tiene como bandera principal el combate a la corrupción.