Ernesto Martínez Elorriaga
-A A+

Ernesto Martínez Elorriaga/Quadratín Debate

 

 

Morelia, Mich., 13 de marzo, 2018.- Uno de los problemas más graves para entidades pobres como Michoacán se debe a los escasos recursos que recibe de la federación, y no es nuevo, ya que por cada peso del presupuesto nacional 80 centavos son para la federación; 16 centavos para estados y 4 centavos para municipios.

 

En septiembre de 2016, el gobernador de Michoacán, Silvano Aureoles Conejo hizo un llamado a los diputados federales para que modifiquen la distribución del Presupuesto del Ejercicio Fiscal 2017 y que del 20 por ciento que baja a los estados y municipios, se aumente a 25 por ciento, mientras que el 75 por ciento se concentre en el centro. No fue escuchado.

 

Las entidades más pobres del país tienen graves problemas porque los recursos son insuficientes para sacar adelante los gastes más apremiantes, ya que casi todo el presupuesto se destina a gasto corriente.

 

Este lunes, el secretario ejecutivo del Consejo Nacional de Evaluación de la Política de Desarrollo Social (Coneval), Gonzalo Hernández Licona, comentó que el 55.3 de los michoacanos viven con algún tipo de pobreza o pobreza extrema, por lo que el reto es mejorar la calidad de vida y para ello se requiere de una mejor distribución de la riqueza.

 

Aunque Hernández Licona resaltó que entre 2014 y 2016 la pobreza cayó de 59 a 55 por ciento y la pobreza extrema pasó de 14 a 9 puntos porcentuales, se puede decir que el avance es mínimo, pero a final de cuentas fue un avance momentáneo que no está bien cimentado.

 

Se necesitan más recursos para avanzar en el combate a la pobreza, que sigue siendo engañosa, porque la percepción no es la misma de todos aquellos que la analizan. Para muchos el nivel de vida va a la baja, los salarios son insuficientes, la inflación está en crecimiento y la calidad de vida se deteriora. La inequidad es innegable, de ahí que más allá de las estadísticas la situación sigue siendo delicada.